¿Somos infieles por naturaleza?

Si revisamos un poco las estadísticas encontramos que más del 60% de los hombres y 50% de las mujeres admite ser infiel. Además si se les garantiza que nadie lo sabrá el porcentaje sube a 75% en hombres y 70% en mujeres. Otro dato interesante es que más del 80% de la gente admite coquetear habitualmente. Entonces ¿por qué casi el 90 % de los encuestados opinan que está mal ser infiel?

Evidentemente tenemos muy grabada esa lección, sin embargo no somos capaces de llevarla a cabo. ¿Será tiempo de cambiar las reglas del juego? Muchos infieles admiten que lo hacen por diversión, por oportunidad, por aburrimiento y menos del 10% por falta de amor con su actual pareja. De hecho, casi el 90% de infieles no tiene intención de terminar con su relación y aseguran que no afecta en nada lo que hacen fuera de casa.

Pareciera que nuestro concepto de pareja ya no se ajusta a la realidad y que debemos encontrar nuevas formas de relacionarnos. Existen algunas opciones que requieren dejar de lado la doble moral y una gran claridad en la relación:

Relaciones abiertas. En este caso la pareja tiene libertad de relacionarse con otras personas, la pareja sabe que existen pero no necesariamente los conoce.

Poliamor. Este caso es muy diferente, consiste en la relación estable de varias personas, todas se relacionan entre si y se conocen perfectamente. Algunos los llaman “matrimonio grupal”

¿Estamos listos para algo así?

mayo 27th, 2015 by